SUBRAYADO 700

El Ejército tiene el orgullo de ser una de las instituciones que celebra junto a Chile, 204 años de vida republicana, durante los cuales, siempre ha estado presente en todos los grandes hitos de su trayectoria, política, económica y social, y con la certeza que en el presente y en el futuro, las nuevas generaciones de hombres y mujeres que componen sus filas, seguirán comprometidas con la seguridad, defensa, la paz y el bienestar de la Patria.

Esta trayectoria, se ha visto reflejada en el permanente aporte de la institución al desarrollo del país a lo largo de la historia, contribuyendo de esta forma, al genuino espíritu de nacionalidad.

Cabe recordar que, este compromiso histórico es aún más antiguo, pues se origina en las primeras manifestaciones de conformación de un Ejército nacional, en 1603, cuando nace por una Real Cédula, el primer Ejército del Reino de Chile.

 

 

 

 

 

 

 

Guerra Civil 1891

 

La contienda fratricida de 1891, encontraría al Ejército, por su natural y doctrinaria distancia con respecto a la política, alejado de las dos tesis en pugna y no se involucró durante la larga lucha entre el Ejecutivo y el Legislativo, previas al inicio del conflicto armado. Una vez detonado éste, la gran mayoría del Ejército, consecuente con la doctrina institucional y su respeto a la Constitución, no dudó en ponerse junto al Presidente Balmaceda.

Terminado el conflicto y establecido el nuevo Gobierno, el 2 de enero de 1892 se materializó legalmente la existencia de dotaciones de paz que dieron la estructura del Ejército, fijándose su dotación en 6.000 plazas. También el Gobierno, convencido de la importancia del Servicio Militar Obligatorio, encargó el 2 de febrero de 1899 la redacción de un proyecto de ley, que luego de algunas modificaciones, se convirtió en Ley de Reclutas y Reemplazos del Ejército y la Armada, siendo promulgada en septiembre de 1900.